Blog Davies

Daviescoin la primera criptomoneda que te permitirá hacer préstamos entre particulares

La importancia de la rapidez en envío de dinero

La importancia de la rapidez en envío de dinero

A la hora de hacer transferencias de dinero, sobre todo cuando son internacionales y el destino está a miles de kilómetros de distancia, hay cosas que damos por hechas. Siempre han sido así, es imposible cambiarlas, no nos queda más remedio que aguantarlas. Esa es la mentalidad de la mayoría de la gente, y se puede comprender: la fuerza de la costumbre ha hecho que las ideas calen y sean difíciles de modificar.

Una de ellas, por ejemplo, es que los envíos de dinero son un proceso lento. Y es verdad que la experiencia nos dice que, con los sistemas disponibles hasta ahora, las cosas tardan bastante. Si recurres a las transferencias bancarias tradicionales, el plazo muy raramente bajará de los dos días, que puede ampliarse mucho más en función de cuál sea el destino. Acudiendo físicamente a una agencia probablemente los tiempos que te indiquen serán muy parecidos.

Entonces, ¿las personas que quieran hacer envíos de dinero están condenadas a tener que esperar durante días a que los trámites se completen? No necesariamente. Existen alternativas que permiten agilizar mucho el proceso y lograr que el dinero llegue a su destino con rapidez. ¿Las conoces? Sigue con nosotros, que te las contamos.

Por qué interesa que el dinero llegue a su destino con rapidez

Una de las exigencias que más valora el usuario que recurre a los servicios de envío de dinero es la rapidez. El motivo es obvio: las transferencias de dinero se hacen por pura necesidad. Enviar divisas de un lugar a otro del mundo puede convertirse en una tarea compleja y costosa en la que nadie se embarca si no es estrictamente necesario. Debido a eso, cuanto más rápido pase el mal trago, mucho mejor.

Tampoco hay que olvidar al receptor del dinero que se envía. A menudo ocurre, por ejemplo, que las remesas que envía un emigrante desde el país al que se ha ido a trabajar son una pata fundamental sobre la que se apoya la economía del receptor en una nación con menor nivel socioeconómico. Si se da ese caso, que el dinero llegue más pronto o más tarde puede ser la diferencia entre poder pagar los recibos y la comida o no ser capaz y meterse en un buen lío. De ahí que la rapidez sea fundamental.

Por otra parte, con los envíos de dinero ocurre lo mismo que con cualquier otra transacción o con cualquier otro procedimiento burocrático. Cuanto más tiempo se demore para completarse, más posibilidades de encontrarse algún problema por el camino y que de repente haya que pagar más en forma de comisión o que directamente el dinero se pierda. Es improbable, pero no sería la primera (ni la última) vez que ocurriera. Reducir el riesgo es fundamental en una situación tan delicada.

Y en última instancia hay otro motivo importante: tu dinero es tuyo, y tú decides lo que haces con él. No tiene por qué estar circulando por el mundo, en manos de gente que no conoces, sin producir beneficios para ti o para tus seres queridos. Que la transferencia se haga con rapidez te garantiza que el dinero estará el máximo tiempo posible bajo tu control.

Por todas estas razones es preciso buscar alternativas veloces y fiables que vayan más allá de los métodos tradicionales. Por supuesto, las distintas empresas que se ocupan de estos trámites son conscientes de la molestia que la falta de rapidez supone para sus usuarios. Por ese motivo puedes encontrar servicios “Premium” que prometen hacer llegar el dinero en cuestión de minutos. Y hacerlo, lo hacen… a costa, eso sí, de cobrar comisiones desmesuradas, con lo que tampoco es una solución que merezca la pena.

Así pueden ayudarte las criptomonedas a enviar dinero rápido

En los últimos años ha surgido una tecnología que, entre otros muchos beneficios, resuelve el problema de la rapidez en los envíos de dinero y además es capaz de mantener un coste asequible para cualquier persona. Se trata de las criptomonedas, es decir, monedas virtuales que se utilizan para hacer intercambios en la red.

Al funcionar de forma totalmente digitalizada y carecer de soporte físico, desaparece la necesidad de hacer ninguna gestión de forma presencial, incluyendo desplazamientos a agencias de cambio u oficinas bancarias. Esto ya de por sí supone un ahorro de tiempo importante, que se incrementa al tener en cuenta que, precisamente por este motivo, no se depende de horarios: los envíos de dinero se pueden hacer en el momento que resulte más cómodo tanto para el que envía como para quien recibe. Y el proceso es inmediato: desde el momento en que se pone en marcha la trasferencia hasta que llega a su destino, esté en la parte del planeta que esté, apenas pasan unos segundos.

Otro punto fundamental es que se eliminan todos los intermediarios. Usando criptomonedas como Davies no hay que recurrir a compañías externas que se encarguen de manejar las operaciones. El usuario es su propio banco, lo que, aparte de agilizar los trámites, reduce enormemente los costos en concepto de comisiones y tasas. 

No menos importante es la seguridad. Se basa en la tecnología de la cadena de bloques o blockchain, que registra todas las operaciones que se hagan de manera que quedan vinculadas entre sí, por lo que el sistema es imposible de falsear. Ninguna transferencia puede borrarse o modificarse, lo que garantiza que el dinero llegará a su destino y te ahorra mucho tiempo en hipotéticas reclamaciones o quejas.

¿Quieres conocer más del mundo de las criptomonedas y saber cómo pueden ayudarte en tus envíos de dinero a cualquier lugar del mundo? ¡No dejes de seguir nuestro blog, en el que iremos dándote claves sobre su funcionamiento para que entiendas mejor este nuevo servicio tan útil como apasionante!