Blog Davies

Daviescoin la primera criptomoneda que te permitirá hacer préstamos entre particulares

Estonia se posiciona como un ejemplo de integración de nuevas tecnologias licencia Davies

Estonia se posiciona como un ejemplo de integración de nuevas tecnologias licencia Davies

¿Es Estonia un país a la vanguardia digital? Aunque los avances tecnológicos son una convención, es tan antigua que funciona. Es inevitable sentir el deseo de cambiar, evolucionar e introducir mejoras para hacer la vida más sencilla, y este país europeo se lo ha tomado al pie de la letra. En poco más de 25 años, ha pasado de ser la decimosexta República de la URSS a convertirse en el segundo país de Europa con mejores servicios públicos digitales, según el informe DESI de la Comisión Europea.

Estonia es “un país en la nube”, pero este no es el único escenario donde se ha renovado, ya que también ha mostrado especial interés por los negocios y las inversiones, la ciberseguridad y el blockchain.

¿Te quedas? Vamos a contarte de qué se trata.

La República báltica apuesta por la integración tecnológica

La diminuta república de Estonia se ha convertido en un referente tecnológico en Europa por distintas razones que hoy vamos a resumir en este post:

  1. Cloud.

Desde hace alrededor de 20 años, Estonia trabaja en la digitalización para mejorar los servicios de su Administración Pública. Con este objetivo, sus habitantes han vivido dos décadas de continuos cambios y servicios facilitadores del voto, el acceso a la salud, etc. En el año 2000 ya podían pagar impuestos por la vía online, y, cinco años después, Estonia se convirtió en el primer país en celebrar unas elecciones por este medio.

Después llegaría su apuesta electrónica en el sector de la salud. “En el garaje de ambulancias del North Estonia Medical Centre, un hospital situado en el noroeste de Tallin, Arkadi Popov hace una demostración práctica. En un ipad abre la aplicación que utiliza el equipo sanitario de urgencias desde 2015. Si ingresamos el código de identificación del paciente que acabamos de recoger, podemos acceder a su historial, a los números de contacto de sus familiares e incluso al de su médico habitual”, El País.

  1. Ciberseguridad.

Para cada problema, una solución. En abril de 2007, el Gobierno, las universidades, los medios de comunicación y los bancos se encontraron con que no podían acceder a sus páginas web. Habían sufrido un ataque cibernético que necesitaban solucionar lo antes posible. Con este objetivo, funcionarios, profesores, estudiantes y empleados se reunieron y comprobaron el nivel de seguridad de las instituciones y empresas afectadas. La asesora de Gobiernos en materia de transformación digital, Linnar Viik, dijo que todas estas personas no tenían el visto bueno de seguridad, “pero contaban con la competencia digital necesaria para solucionar el problema”. El mundo había cambiado, Estonia sobrevivió al ataque y pusieron en marcha las copias de seguridad y las llamadas ‘embajadas de datos’. En 2008 se inauguró el Centro de Excelencia de Cooperación en Ciberdefensa de la OTAN.

Sin embargo, los primeros acontecimientos en materia de ciberseguridad datan de 1965, cuando se instaló un ordenador para una escuela especializada en matemáticas en Nyo.

  1. Blockchain.

En la actualidad, son muchísimos los países que muestran interés por la cadena de bloques, entre ellos España. Sin embargo, en 2008, muy pocas personas sabían en qué consistía realmente esta tecnología. Era desconocida por casi todo el mundo, pero Estonia ya trabajaba en la creación de una criptomoneda nacional, el Estcoin, respaldada por el Gobierno. Pronto se empezaría a utilizar para apoyar los nuevos negocios digitales del país, y servir de inspiración a otros emprendedores, como Daniel García. Este joven español creó en 2018 Davies, una nueva criptomoneda que permtiría hacer préstamos entre particulares en cuestión de segundos. Lo hizo a través de la creación de una compañía en Estonia que avalaría esta nueva moneda virtual.

Hoy en día, casi el 100% de los servicios públicos del país se prestan a través de internet. El éxito de su digitalización se debe, entre otras cosas, a un pensamiento que siempre pone en el centro al consumidor. Ya lo decía Steve Jobs.

 

El papel de la tecnología blockchain en Estonia

Estamos hablando del primer país digital del mundo. Su apuesta tecnológica no acaba aquí. Es más, el país trabaja a diario en nuevos medios y formas de mejorar la vida en el cuarto lugar menos habitado de Europa, después de Malta, Luxemburgo y Chipre. Mientras su población física desciende, la digital no para de crecer. En 2014 surgió la idea de convertir el país en una sociedad digital sin fronteras para que cualquier persona pudiera ser un residente virtual de su nación. Se creó la llamada residencia virtual, donde cada semana se da de alta un mayor número de e-residents. En la misma línea llegó Skype, a manos de ingenieros y desarrolladores estonios.

Este es un país con mucha historia digital. Sus servicios públicos están digitalizados, los ciudadanos acceden a ellos de forma segura y sus datos están cifrados y descentralizados bajo el protocolo X-Road. Blockchain ha sido implementada para facilitar el acceso a los servicios y cuenta con un evento especial sobre el tema, el llamado Moontec. Los estonios han sido los primeros en proponer una Initial Coin Offering (ICO), es decir, “una oferta pública y estatal de criptomoneda” y ya es posible la presidencia comunitaria.

Estonia es un país que mira al futuro con la implementación de la blockchain en sus servicios. Otros eventos como el Blockchain Summit Latam permiten al país estar al tanto de las últimas novedades tecnológicas y transmitirlas a emprendedores, instituciones, empresas y reguladores sobre el desarrollo de la tecnología blockchain.

Estonia ha sido el nexo de unión y el punto de inspiración para muchos emprendedores de criptomonedas. Sin ir más lejos, Daviescoin ha obtenido las licencias cryptowallet y cryptotrade emitidas por el Gobierno. Su escenario tecnológico ha facilitado la residencia de la sede fiscal de esta moneda con validez europea. Se trata de una oportunidad única para ejercer la actividad crypto legalmente a través de la solicitud de dos licencias: una para el cambio y trading entre dinero fiduciario y virtual, y otra para proveer servicios de cryptocurrency wallet.

¿Quieres conocer las bases y fundamentos de la cadena de bloques? ¿Cuál es tu visión de cara al futuro? ¿Conoces lo que está sucediendo en el mundo de las criptomonedas? Síguenos en nuestro blog, cada semana compartiremos contigo nuevos temas.