Blog Davies

Daviescoin la primera criptomoneda que te permitirá hacer préstamos entre particulares

Cómo hacer transacciones con criptomonedas

Cómo hacer transacciones con criptomonedas

A medida que vas adentrándote en el mundo de las criptomonedas puedes comprobar lo versátiles que son y la cantidad de operaciones que puedes tramitar con ellas. Transferencias internacionales de divisas, préstamos entre particulares, inversión en proyectos en la otra punta del mundo o incluso compras y ventas de productos y servicios son algunas de las muchas posibilidades que ofrecen.

Quizás, si has llegado hace poco y no estás aún totalmente familiarizado con ellas, no te queda claro del todo cómo se manejan. Las criptomonedas suponen un cambio de concepto radical con respecto al dinero fiduciario, es decir, las divisas que manejas normalmente en tu día a día (euros, dólares, etcétera). La forma de gestionarlas es distinta, aunque en el fondo se trata de procesos bastante sencillos.

Conocer bien las particularidades de su funcionamiento es importante para evitar cualquier posible problema. Por eso, en Davies queremos darte las nociones fundamentales para que tus transacciones con criptomonedas sean rápidas, eficaces y seguras. ¡Sigue leyendo y toma nota de lo más importante!

Qué operaciones puedes hacer si tienes criptomonedas

Entre las numerosas formas de realizar transacciones con criptomonedas, estas son algunas de las más destacables:

  • Comprar y vender las monedas.

Naturalmente, esta es la operación básica que hay que dominar; de hecho, es imprescindible para cualquier otra, ya que, aunque suene obvio, necesitas tenerlas en tu poder para poder hacer transacciones con ellas. Existen varias formas de adquirir criptomonedas; algunas, como Davies, disponen de sus propias plataformas, accesibles tanto desde páginas web como desde aplicaciones para dispositivos móviles en Android e iOS.

En otros casos, te podrás hacer con ellas a través de sitios especializados como STEX, donde las distintas monedas cotizan como cualquier otra divisa y su precio va variando. Con todas estas fórmulas podrás tanto comprar, y así hacer luego otras operaciones, como vender si ves que su precio ha subido y que puedes obtener rentabilidad por ellas con respecto a lo que habías invertido.

Al comprarlas, ya sea mediante pago con tarjeta de crédito o por transferencia bancaria, se te quedarán almacenadas en un wallet o cartera virtual; algunas monedas (Davies entre ellas) te ofrecen el suyo propio, pero también tienes la opción de utilizar uno tuyo particular. No olvides, en cualquier caso, que en ocasiones puedes encontrarte con límites en las cantidades de criptomonedas que puedas comprar y vender en un mismo día.

  • Hacer transferencias entre particulares.

Las criptomonedas son un medio ideal para transferir dinero de un lugar a otro del mundo, gracias a características como su inmediatez, su total digitalización, su descentralización o su absoluta seguridad derivada de la tecnología de cadena de bloques o blockchain. Son, por tanto, un medio ideal para que, por ejemplo, un emigrante a miles de kilómetros de su país de origen pueda hacer llegar parte de sus ingresos a los seres queridos que se hayan quedado en casa.

El proceso puede llegar a variar ligeramente en función de qué divisa estés utilizando, pero en general la mecánica es de lo más sencilla: basta con indicar la dirección del wallet del destinatario y especificar la cantidad que quieres transferir (habitualmente podrás escribirla tanto en la criptomoneda como en la divisa fiduciaria que prefieras) para que, en cuestión de segundos, la operación se complete. ¡Asegúrate de que es el correcto y de que quien te lo ha dado es de confianza para evitar engaños!

El panorama financiero cambia por completo con las criptomonedas

  • Créditos entre particulares.

Algunas criptomonedas, Davies entre ellas, ofrecen esta posibilidad, que está llamada a revolucionar el sector al eliminar la dependencia de los bancos tradicionales. El prestatario y el receptor del dinero pueden negociar de forma individual tanto la cantidad como el tipo de interés con el que se devolverá el préstamo, de manera que las condiciones se ajusten específicamente a lo que se requiera en cada caso.

Esta funcionalidad permite, por ejemplo, invertir en proyectos empresariales en cualquier lugar del planeta, lo que puede servir de estímulo para las economías de países en vías de desarrollo. El funcionamiento concreto de este tipo de transacciones con criptomonedas dependerá del protocolo que hayan establecido las distintas plataformas para poner en contacto a los usuarios con este tipo de necesidades; suele existir un “tablón de anuncios” en el que se publican tanto ofertas como demandas y los interesados inician una conversación para ultimar detalles.

  • Comprar en tiendas online.

Desde hace unos años, cada vez más comercios en internet están aceptando el pago con criptomonedas, además de las monedas fiduciarias tradicionales. Es una modalidad que te recomendamos si tienes la posibilidad, puesto que el proceso es muy rápido y, al utilizar blockchain, tiene un extra de seguridad que probablemente tu tarjeta bancaria no te pueda ofrecer. Por lo general, el proceso es idéntico al de una transferencia a cualquier otro usuario; la única particularidad en este tipo de transacciones con criptomonedas es que la dirección del wallet de destino que introduzcas será la que te indique el negocio correspondiente.

¡O no hacer nada! Las criptomonedas son dinero. Virtual, no notarás su peso en el monedero, pero dinero. De manera que, al igual que con cualquier cuenta bancaria común, puedes mantener tus criptomonedas almacenadas como forma de ahorro o como reserva para el futuro. Recuerda que su valor cotiza en el mercado, es decir, que va variando con respecto al dinero fiduciario, así que si compras, guardas y luego vendes en el momento adecuado, ¡puedes llegar a tener grandes ganancias! En este sentido, quizá resulta interesante involucrarte en el mundo del trading; aquí te explicamos algunas de sus claves.

Como ves, las criptomonedas son muy fáciles de usar y permiten gran variedad de operaciones. Simplemente tienes que tener en cuenta que todo, absolutamente todo, está digitalizado y que, aunque los procedimientos de seguridad están reforzados, debes ser tan cauteloso como con cualquier otra transacción que harías en tu vida cotidiana.

Si quieres conocer más posibilidades de uso y consejos para manejarlas de manera eficaz, ¡no dejes de seguir nuestro blog y de preguntarnos cualquier duda que te surja!