Criptomonedas: un recorrido por el blockchain




              Quizás, ya hayas escuchado hablar de estos dos conceptos, pero nunca te has atrevido a indagar.  Criptomonedas y blockchain parecen haberse convertido en dos términos de moda, aunque sus orígenes se remontan varios años atrás.

              Cuando hacemos referencia al primero, irremediablemente hacemos una pausa en el Bitcoin, primera moneda virtual. Hace casi diez años que se convirtió en un sistema de pago y mercancía basado en una red P2P. Cuando nos referimos al segundo, algo cambia. El blockchain parece ser el aliado esencial de la tecnología más moderna. Hoy, queremos sumergirnos en un viaje por su evolución, ¿quieres subir con nosotros?

               

              Miramos el pasado para entender el presente

              Algunos hablan de una solución a un problema. Otros, prefieren hablar de una simple cadena de bloques articulada. Sin embargo, el blockchain es mucho más que eso.

              Todo empezó con un sueño, ya os lo decíamos en artículos anteriores. Satoshi Nakamoto tenía muy claro que de las ideas podía nacer una realidad. Con ese objetivo, quiso crear un nuevo sistema de pago basado en la descentralización. Soñaba con un proyecto capaz de cambiar la economía y las finanzas tal y como las conocemos. Así, llegó el Bitcoin y, con él, el concepto de cadena de bloques, aplicado por primera vez en 2009.

              Los datos almacenados en esta suelen ser de tipo transaccional, como ocurre en las actividades financieras. Precisamente por ello, es común denominar los datos como transacciones. A pocos nos cabe duda de la importancia que tiene el control y la necesidad de almacenar de forma creciente y organizada cantidades masivas de datossin la posibilidad de modificarlos ni revisarlos. En este contexto, nace la tecnología blockchain, de manera que se ha convertido un sistema eficaz de almacenar, transmitir y confirmar datos.

               

              La cadena de bloques en el contexto de las criptomonedas

              Es posible que la cadena de bloques ya sea la mejor opción para todas aquellas actividades que requieren prácticas de almacenamiento, transmisión y confirmación de los datos. Es con esta tecnología con la que la transparencia y la verdad son construidas, alcanzadas y fortalecidas por los propios miembros. Hablar de criptomonedas y blockchainen un mismo párrafo requiere establecer un vínculo, y este es el inicio de una larga historia que apenas está comenzando su camino.

              En el campo de las criptomonedas, la cadena de bloques tiene un uso no modificable de todas las transacciones, pero ¿cuál es el objetivo? Sin ir más lejos, se quiere evitar el problema de que una moneda pueda ser gastada dos veces. Sirva de ejemplo su utilidad en Bitcoin, Litecoin, Ethereum y otras criptomonedas de reciente desarrollo.

              Es posible que las monedas virtuales ya formen parte de los grandes inventos de los diez últimos años. Por eso, hoy quiero lanzaros una pregunta: ¿qué pasaría si existiera un avance tecnológico tan poderoso que fuera capaz de transformar los pilares que sustentan nuestra sociedad? Una tecnología que transforma el funcionamiento de nuestra economía, los negocios...

              Quizás, esta fue la pregunta que se hizo Satoshi Nakamoto. Sea como sea, partir de la idea es comenzar a construir una nueva realidad. Esta tecnología ya existe y recibe el nombre de criptomonedas, un concepto que, todavía hoy, algunas personas lo relacionan única e inmediatamente con el dinero virtual. No les faltan razones, pero, para comprender de qué se trata, es necesario sacar la lupa. El aspecto monetario es simplemente la superficie del sistema.

              Con la mirada puesta más allá, me atrevería a decir que las criptomonedas son una tecnología revolucionariaen la que el dinero es solamente una de las miles de posibilidades que nos ofrecen. Estamos acostumbrados a utilizar terceros de confianza o intermediarios para realizar nuestras transacciones. Sin embargo, ¿es obligatorio hacerlo? Para las monedas virtuales no, pues han construido la oportunidad de mantener una contabilidad colectiva a través de internet.

              Esta no es controlada por una persona, sino que es pública y disponible en un libro mayor digital. Se llama cadena de bloques o blockchain.

               

              ¿Qué aporta el blockchain a las criptomonedas?

              Antes de establecer las aportaciones del blockchain, quería destacar algunos momentos clave en esta tecnología a lo largo de su historia. Es cierto que hemos establecido una fecha origen en 2009, de la mano de Bitcoin. Sin embargo, de manera más concreta, existen otros momentos previos en la historia que han marcado la evolución de la cadena de bloques:

              -       1997. Adam Back inventó Hashcash, un sistema descentralizado de verificación de transacciones aplicado a emails.

              -       1998. Con B-Money y Bit Gold de Wei Dai y Nick Szabo, se introducía la noción de capacidades digitales distribuidas para la gestión de criptomonedas.

              -       2010. Primera transacción con Bitcoin: el pago de dos pizzas a cambio de 10.000 bitcoins a cargo del programador Laszlo Hanyecz.

              Ahora sí, os contamos algunas de las aportaciones de la tecnología blockchain a las criptomonedas:

              -       Todas las transacciones están bloqueadas, incluyendo la información que se refiere a fechas, participantes, etc.

              -       Cada nodo de la red obtiene una copia idénticadel blockchain completo.

              -       Para que no existan errores, las transacciones son verificadas por los mineros.

              -       Las criptomonedas son un sistema seguroen el que cada nodo valida el estado de la cadena de bloques automática y continuamente.

              -       Todo el mundo tiene acceso a una compartida fuente de información transparente.

              Son los usuarios quienes siempre deciden qué instrumento de valor representa su criptomoneda. Las empresas, por ejemplo, tienen ante sus ojos una oportunidad perfecta para controlar sus gastos, y es que el carácter abierto  de las monedas virtuales permite a la sociedad construir e innovar nuestro sistema financiero y los procesos administrativos.

              ¿Estás dispuesto a apostar por la transparencia y la eficacia?




              Leave a Reply

              Your email address will not be published.


              Comment


              Name

              Email

              Url