¿Por qué el Blockchain y el internet del valor son cada vez más relevantes?




              Hace aproximadamente 10 años, alguien, bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, decidió cumplir un sueño. Comenzó a darle forma a través de un algoritmo y lo comunicó a través de un artículo en el que hablaba de un sistema P2P. La manera de conseguirlo era utilizando una cadena de bloques o tecnología Blockchain. Acababa de gestarse el inicio de una revolución.

              Hablamos de “un sistema que permite que partes que no confían plenamente unas en otras puedan mantener un consenso sobre la existencia, el estado y la evolución de una serie de factores compartidos”, según el libro Blockchain: La revolución industrial de internet.

              Podemos respaldar todo cuanto os contamos en el papel de las criptomonedas, quienes hacen posible el internet del valor (IoV), también llamado internet del dinero.

               

              Las criptomonedas y el internet del valor

              Hace tiempo que la ocurrencia se convirtió en la impulsora de grandes ideas que podían revolucionar el mundo. Las criptomonedas, el internet del valor y el blockchain han ido desarrollándose en función de las necesidades, pero, en algún momento, tuvieron que pasar por una ocurrencia. Primero fue la de Satoshi Nakamoto, y después fueron las de otros muchos profesionales.

              A todo esto, quería contaros qué es el internet del valor. Las aplicaciones de esta red de redes han puesto a nuestra disposición múltiples posibilidades, entre ellas las de intercambiar el valor en forma de criptomonedas. Un valor que puede darse en contratos, acciones, propiedad intelectual o cualquier propiedad que incluya algo con valor. La principal diferencia con respecto a otros sistemas como PayPal es que con las monedas virtuales no existen intermediarios.

              No hablamos de cualquier cosa, sino de un sistema de transferencia universal de valor libre.

               

              ¿Qué aporta la tecnología Blockchain?

              En pocas palabras, la seguridad y la transparencia que necesitamos. Hace algunos años que la manera de concebir el dinero comenzó a transformarse. Una de las partes positivas de las criptomonedas es que el dinero es rastreable, lo que permite identificar determinadas acciones ilícitas. Puede que nos encontremos ante una auténtica criptorrevolución que comienza por abordarse desde una dimensión tecnológica. Puede, incluso, que estemos ante el año en el que el blockchain comience a afianzarse y consolidarse.  Parece ser un concepto de moda en los últimos tiempos, y es que esta cadena de bloques puede ser el sustento fundamental de la privacidad en las criptomonedas.

              Pongámonos en situación. Lo habitual es que si una persona quiere enviar 100 euros a otra, la operación se realice a través de un banco. Este actúa como intermediario de la transacción y centraliza el movimiento de dinero de un lado a otro. En uno quedarán reflejados 100 euros menos mientras que en el otro aparecerán 100 euros más. Uno o dos bancos se han visto involucrados en esta operación. Sin embargo, ¿cuál es el problema? Ni la persona que da el dinero ni quien lo recibe tienen control sobre el proceso.

              Es aquí, precisamente, donde comienza a actuar la cadena de bloques, pues es quien elimina los intermediarios. El blockchain es capaz de descentralizar la gestión haciendo que sean los propios usuarios quienes tengan el control sobre el proceso, y no los bancos. La cadena de bloques es, nada más y nada menos, que una especie de libro de cuentas en el que los registros son “enlazados y cifrados para proteger la seguridad y la privacidad de las transacciones”. Dicho de otro modo, es una “base de datos distribuida y segura”.

              No obstante, la tecnología blockchain aplicada en las criptomonedas requiere algo más, y es que debe haber varios usuarios o nodos encargados de verificar las transacciones para validarlas y que queden registradas en dicha base. Así, el bloque quedará añadido a la cadena y será, desde ese preciso momento, un registro transparente.

               

              Adiós a los fraudes para beneficiarse

              Gracias a la tecnología blockchain, capaz de sincronizar a los usuarios, es posible alcanzar la irreversibilidad de las transacciones realizadas, lo que evita la realización de fraudes para beneficio propio.

              Las criptomonedas están aportando ventajas realmente importantes. Tanto, que algunos países como Japón ya cuentan con “más de 200.000 establecimientos comerciales que lo usan activamente” frente a la opinión del gobernador de Banco del Japón, Haruhiko Kuroda, quien no cree que exista un plan inmediato para emitir las monedas virtuales. De cara al Banco Central Europeo (BCE) hemos visto cómo se advertía de los peligros de invertir en criptomonedas. Otros como Mark Carney, del Banco de Inglaterra, han mostrado una actitud positiva frente a la nueva revolución.

              Son los efectos del cambio. Aquel día solo era sueño de Nakamoto. Hoy, es el sueño de muchos. Es un sueño compartido.




              Leave a Reply

              Your email address will not be published.


              Comment


              Name

              Email

              Url